19 febrero, 2014

"Sugar man, won't you hurry..."

Saliéndome del guión, del esquema, de lo que se espera ver en este blog, hoy os hablo de cine y música, unidos en este maravilloso documental. Resuenan aún sus canciones en mi cabeza mientras escribo esto. Era un poeta, un músico, un artista que se hacía pasar por uno más, que creía ser uno más. Mientras tanto otro país le reclamaba. La portada reza "Un artista olvidado que sin saberlo inspiró a toda una generación". No es sólo la historia, su magia, las lágrimas a pie de página, las notas de música en el borde de los ojos; es el sentir que sale bien, que funciona, que hay personas por encima de esta injusticia en cada rincón, de esta corrupción en cada mirada. También es el proceso de investigación, la manera de plantear las sorpresas y los momentos cumbre. Cuanto menos sepa el espectador del - ahora nuestro - Sugar Man, mejor. Descubridle como yo, primero a través de una canción, y después sentaros y disfrutad durante una hora de una historia extraordinaria.

Y para despedirme utilizo una de sus estrofas, y la hago mía, porque ya es mía: Just a song we shared, I'll hear. Brings memories back when you were here. Of your smile, your easy laughter. Of your kiss, those moments after...


1 comentario:

  1. Me interesa me interesa!
    habia oido de ella hace un tiempo!

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.