18 febrero, 2014

Reseña: Los drusos de Belgrado, de Rabee Jaber

Los drusos de Belgrado · Rabee Jaber · Editorial Turner · 216 pgs. · Sinopsis

Hace unos meses empezaba a estudiar árabe. Necesité solo un par de clases para darme cuenta de que ese mundo - su cultura, su historia, sus costumbres, su forma de pensar - era del todo desconocido para mí. Y al igual que para mí, para muchos. La nueva colección de narrativa árabe contemporánea de la editorial Turner es, por tanto, un paso necesario, quizá algo exótico, que permite un acercamiento a ese otro universo. 

En 1860 surge en Belgrado un conflicto entre maronitas y drusos. Ante la amenaza de de intervención por parte de las potencias europeas en favor de los cristianos (maronitas), el Imperio Otomano decide poner fin al conflicto. Sin embargo, esto provoca la ira de los maronitas - que lo hubiesen ganado -, por lo que se toma la decisión de detener y deportar a los drusos a la región de los Balcanes, acusados de haber masacrado a numerosos cristianos en Monte Líbano.  En este cuadro se halla Hanna Yaqub, protagonista y anti-héroe de una epopeya que, si bien no plantea un argumento original, es magistral gracias a la pluma de Rabee Jaber.

Es su forma de escribir lo que hace que de un momento a otro no sepamos si lo que leemos es una realidad ficticia o una ficción real, es su agudeza y su falta de sentimentalismos a la hora de relatarnos un drama de los pies a la cabeza. Sus palabras bailan y nos hablan de vida, de muerte, de esperanza y dolor, de añoranza y color. Son olores, sabores, voces y visiones: su lenguaje esta vivo. Con frases cortas y concisas nos hace pasar de un sentido a otro en una espiral, un remolino, una vorágine de sensaciones. 

Rabee Jaber
Siendo esto así, os imaginaréis que es imposible no conectar con la historia o con los personajes. Cuando Hanna Yaqub, pequeño, débil y cobarde, es trasladado de prisión en prisión alejado de su familia, apartado de su vida y su futuro, atrapado bajo las garras de la injusticia, nosotros como lectores sentimos compasión, miedo e indignación. Pero, sin duda, la conexión más profunda surge cuando el protagonista ya no es un solo cuerpo sino varios, que poco a poco han ido transformándose, y de pronto sabemos que no es solo Hanna Yaqub sino todos los drusos que le acompañan. Ese momento en el que lector y personaje descubren simultáneamente que la identidad de este último ya no es lo que era, que las prisiones, los trabajos forzados y esa expectativa de libertad que poco a poco casi se ha convertido en un esperar a que la esperanza se marche; todo ello le ha cambiado. La debilidad y el sufrimiento hacen que Hanna Yaqub se pierda, pero también  hacen que se encuentre, bajo otro nombre y circunstancias, en el grupo de drusos con los que compartirá celda. 

"Intentó en vano pronunciar esas palabras. Una voz le preguntó por qué lloraba ahora, por qué se quejaba y no dormía. La voz estaba en su cabeza. Lo sabía porque le hablaba en árabe. Lo sabía porque no le insultaba. "

Ganadora del International Prize of Arabic Fiction del año 2012, Los drusos del Belgrado es una novela magníficamente escrita y brillantemente traducida, que permite zambullirse en el mundo árabe de aquella época. Si bien el planteamiento no es extremadamente original o nuevo, Rabee Jaber le saca todo su jugo, como solo un excelente escritor podría hacer. 
Agradecimientos a la editorial por el envío del ejemplar. 

1 comentario:

  1. Qué libro más complejo, la verdad es que resulta una lectura muy interesante pero la verdad es que no creo que me haga con ella.
    Un beso!

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.