04 noviembre, 2013

Reseña: El primer viaje de Sócrates, Emil Ostrovski

El primer viaje de Sócrates · Emil Ostrovski · Nube de Tinta · 222 pgs. · Goodreads

Como todo road trip que se precie, el del jovencito papá de Sócrates consta de una furgoneta roñosa, un amigo alocado y muchas, muchas dudas. Quizá estos sean los ingredientes básicos pero Emil Ostrovski, de 23 años, decide añadir un bebé cagón, una exnovia cabreada, un yate, una borrachera y un protagonista deprimido, y le da ese toque de extravagancia que caracteriza El primer viaje de Sócrates. Sin duda, esta novela tenía que haber sido escrita por alguien tan joven porque destila cierta frescura y, sí, locura juvenil, que hacen de ella una lectura divertida y algo peculiar.

Pero, para qué engañaros, la marca de la casa se la pone la mezcla entre reflexión filosófica y situaciones del día a día. Jack tiene dieciocho años y se cuestiona todo lo que le rodea a través de conversaciones imaginarias con un hijo que, lejos de poder constestarle, le mira de tal manera que provoca nuevas preguntas en él. Esas reflexiones acerca del libre albedrío, la vida y la muerte, el mundo, los sentimientos y el futuro no deben echaros para atrás porque, ¿quién dice que todo ello esté reñido con Harry Potter, El Señor de los Anillos o Star Wars? Es precisamente a través de ellos como conecta actualidad y pasado, filosofía y vida. 

Sin saber hacia donde te lleva el viaje, vas pasando las páginas buscando un final para ese prólogo que a mí personalmente me enamoró. The Paradox of Vertical Flight es el título original y creo que hubiese funcionado mejor una traducción más fiel, pues hacia el final del libro puede verse una conclusión totalmente conectada a ello. Nuestra generación se sentirá más identificada con Jack, Tommie, Jess y Sócrates gracias a esas referencias a la literatura, cine y música de nuestros tiempos, pero sobre todo creo que se retrata muy bien el miedo a las separaciones, a las despedidas y las lágrimas, a los finales; pero también a los comienzos de una nueva etapa, a los cambios. A hacernos de alguna manera mayores y caer en una nueva rutina, pero rutina al fin y al cabo, lejos de la alocada y juvenil idea de ser invencibles. Como decía John Green en Looking for Alaska -  "Lo pensamos porque en realidad somos invencibles".

"Después de miles de palabras sobre Harry y sus amigos luchando contra Voldemort, ¿qué les queda una vez derrotado el viejo Voldy? Típicas vidas de clase media. Su misión ha concluído. Fin. Kaput."


Al ser joven, Emil Ostrovski escribe un libro de ritmo rápido y ágil, aunque he echado muy en falta una mayor profundización de los personajes secundarios. Tenían potencial y podía haberles sacado mucho más jugo pero se han quedado un poco en el aire. Yo diría que falta más profundización a todos los niveles para poder formar una novela con una conclusión final mejor construida. Por tanto, no es una maravilla de libro pero hace pasar un buen rato. Entre risas y reflexiones se pasan las páginas volando.

"Pero al caer, volamos, ¿verdad? Volamos en vertical. Es la paradoja del vuelo vertical. Caer es nuestra única manera de volar.


Gracias a Nube de Tinta por el envío del ejemplar.

8 comentarios:

  1. Es la segunda reseña que leo de este libro. No me van mucho los road trip, pero si tiene tantos guiños a la cultura popular y encima es simpático igual le echo un ojo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No tiene que estar mal, además los libros de este sello me gustan mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Habtia que dando un titulo genial "la parajoja del vuelo en vertical" XD a mi me habria intrigado :)
    besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿A que sí?! A mí me habría intrigado mucho más :)

      Eliminar
  4. LA VERDAD LA VERDAD NO SE ME ANTOJA.... PERO BUENO TAMPOCO LO DESCARTO

    POR CIERTO ME GUSTO TU BLOG, ME QUEDO TE INVITO A PASARTE POR EL MIO Y A QUEDARTE CLARO SI TE GUSTA SALUDOS

    ResponderEliminar
  5. he leido mas reseñas de este libro y cada vez me dan mas ganas de leerlo, ademas nunca he leido un road trip y me apetece empezar ahora ;)

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que nuestras impresiones han sido muy parecidas :o
    Tal y como comentas al final, no es un gran libro pero de vez en cuando apetecen lecturas más ligeritas y El primer viaje de Sócrates lo es.
    En cuanto a la profundidad, también estoy de acuerdo pero al ser un escritor tan joven tampoco me extraña. Además, las situaciones y los dilemas que plantea creo que los hemos pasado todos.
    Besicos!

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.