24 octubre, 2013

Series de época: Norte y Sur

Cuando una película o serie está basada en una gran novela mi intención siempre es la misma: leerla antes. Pero, como todo hijo de vecino a veces me salto mis propias reglas. Hace relativamente poco que una idea ronda mi cabeza a este respecto, y es que, ¿no sería mejor utilizar el poco tiempo que tengo en la lectura de obras a las que no pueda acercarme de ninguna otra forma que no sea la palabra escrita? Es decir, si hay película o serie - y hay garantías de que son buenas adaptaciones -, ¿no sería una estupidez querer leer siempre el libro primero? 

Bien, esto es lo que pensaba yo el otro día en el tren mientras en mis manos, y gracias al traqueteo del tren, temblaba un viejo ejemplar de Alguien voló sobre el nido del cuco. Ahora que me falta poco para terminarlo, he disfrutado tanto con su lectura - y lo que me queda- que pienso que ha merecido la pena el tiempo empleado. Sin embargo, ¡tenéis suerte! Porque no he venido a hablaros de esto, sino que voy a intentar que todos los que me leáis hoy vayáis derechos a Series Pepito/Yonkis/loquesea.


Norte y Sur es una novela que Elizabeth Gaskell escribió en plena época victoriana, allá por 1855 en Inglaterra. Pero también es una serie y, aunque me encantaría poder hablar de la novela, no la he leído, por lo que hoy me centraré más en lo que la BBC "trajo al mundo" hace algunos años. Cuatro capítulos son los que componen esta miniserie en la que claramente se muestra la encarnizada lucha de clases que viene de tan atrás. Mucho antes de que Marx nos explicase a todos que el motor del cambio, el mecanismo que mueve y ha movido la historia es la lucha de clases, Elizabeth Gaskell y muchísimos otros autores lo representaron en sus novelas. En pleno auge de la industria - y por tanto de la burguesía - la sociedad rural en Inglaterra ve cómo el mundo en el que ha nacido cambia estrepitosamente. Ahora es el comercio y las fábricas lo que prima, ahora es el dinero el Gran Señor. Y así, el norte y el sur quedan separados por una brecha nacida del cambio en la mentalidad y las formas. De manera realista y con el peso que se merece, todo ello es representado en las cuatro horas (aproximadamente) que dura Norte y Sur. Pero esta maravillosa historia es más compleja - si cabe - que la lucha de clases entre burguesía y proletariado. También recalca la diferencia en la forma de pensar entre la sociedad rural e industrial - recién nacida- de Inglaterra. Y esto no puede ser reflejado de otra manera que no sea a través de una gran historia de amor.

Los protagonistas se enamoran, sí - no es ningún secreto - y todo se desarrolla lentamente, poco a poco, sin prisas, para llegar a un final magnífico. Y aunque su historia de amor me ha gustado muchísimo, hay mucho más. Así, los prejuicios de clase tan importantes, por ejemplo, en Orgullo y prejuicio, están también presentes en la novela de Gaskell, y la BBC exprime la fuerza que esta autora supo imprimirle a su historia, acompañándola de una grandiosa banda sonora. Cuando suene su música surgirá algodón, chimeneas, trenes a medianoche, carruajes esperando en la estación, feroces manifestaciones a las puertas de grandes casas y la fuerza y aguante que se esconden tras la pobreza. A esto, le sumáis una interpretación de diez y creo que podréis haceros una idea de qué es lo que voy a decir ahora: vedla, vedla, vedla.

3 comentarios:

  1. A mí me pasa lo mismo con algunas adaptaciones. Por ejemplo con The Paradise, que está inspirada en una novela de Émile Zola. Leí algunas reseñas de la novela y no me llama tanto como para echarle las horas que necesitaría, pero la serie me la he fulminado como si nada.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Es una excelente serie. Aunque no refleja muuuuy bien la epoca historia, la toca un poco de pasón a mi parecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate, a mí sí me parece que refleja bien la época, el contraste entre norte y sur, el cambio de mentalidad de los personajes. Reconozco que se hace mucho hincapié en la historia de amor pero no se pierde de vista el punto realista. Supongo que en el libro Gaskell es igual (seguramente mucho mejor).
      Un beso :)

      Eliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.