21 julio, 2013

Entre tonos de gris, Ruta Sepetys

TÍTULO: Entre tonos de gris
TÍTULO ORIGINAL: Between shades of grey
AUTOR: Ruta Sepetys
TRADUCCIÓN POR:  Isabel González- Gallarza
EDITORIAL: Maeva Embolsillo
294 págs.
Goodreads

Cuando alguien me suelta aquello de "el tema de la II Guerra Mundial está muy quemado ya en la literatura" no puedo evitar indignarme. Soy de esas personas que no se cansaría nunca de leer sobre esa etapa oscura de la historia en la que no hay malos ni buenos, vencedores ni vencidos. Sólo dolor, amor y desesperación. Y eso es precisamente lo que Entre tonos de gris persigue - y consigue - hacer comprender. Así, Sepetys, camuflada tras la poderosa voz de una adolescente, narra la historia - también camuflada - de miles de personas que, como Lina, se vieron arrancadas de sus hogares y deportadas a Siberia, donde pasaron entre 10 y 15 años.

Los países Bálticos fueron los grandes olvidados por el resto del mundo, no sólo en aquellos años de caos sino mucho después, hasta 1991 cuando pacíficamente se independizaron de la Unión Soviética. Hasta entonces murieron 20 millones de personas. Quizá os pase como a mí, que las cifras me resultan inabarcables. Sólo cuando leo pequeñas historias de cada una de las personas que vivieron aquello es cuando la magnitud de los hechos me golpea. Cada vida era importante, grandiosa, compleja en sí misma. Entre tonos de gris realmente es un canto a la esperanza y a la fuerza, una lucha contra el olvido que conlleva el tiempo.

"Una vez lo vi arrancarle su ración a una anciana en la cola del pan. Se la metió entera en la boca y se la comió. La anciana lo miraba, y su boca vacía mascaba a la vez que la suya. Luego escupió el pan a sus pies. Ella se agachó para recoger cada trozo y se los comió todos. "

Ruta Sepetys ha sabido reflejar los distintos perfiles humanos y cómo, en base a ello, cada uno reacciona de diferente forma frente a la misma situación. Así, los personajes se enfrentan, de pronto, a su propia degradación, en una lucha encarnizada, constante, a vida o muerte.   Para algunos, su moral es inestable y hacer caso a ésta es sinónimo de arriesgar su vida de forma estúpida. Para otros, una moral fuerte es equivalente a un bote salvavidas. Incluso aunque mueran, su conciencia estará tranquila, habrán sido fieles a sí mismos incluso en las peores situaciones. ¿Es esto importante? La elección es de cada uno y esto se ve perféctamente reflejado en las páginas de una novela que, a pesar de ser relativamente corta, es tremendamente intensa y me atrapó en un suspiro.  
La sensibilidad y pasión con la que se cuenta la historia es  más profunda a medida que ésta va desarrollándose, cuando los recuerdos de Lina nos asaltan sin descanso. Esa contraposición entre un pasado feliz, un presente oscuro y un futuro incierto y sobrecogedor ha hecho que se intensifique la sensación de tristeza, injusticia, fuerza que rodea a toda la novela. A parte de Lina, el resto de personajes están muy bien perfilados y resulta imposible no conectar con ellos. El nudo en la garganta no nos abandona en las últimas 150 páginas o más. Para mí, las lágrimas aparecieron en las últimas tres páginas - la nota de autora - cuando realmente fui consciente de que lo que había estado leyendo fue la realidad de muchas personas hace no tanto tiempo.

Otorgada con el Premio de la American Bookseller Association al Mejor Libro 2012 y el Premio de los Libreros, Entre tonos de gris es un testimonio del sufrimiento por el que pasaron miles de lituanos, estonios y letones que - espero - no dejará indiferente a nadie y contribuirá a que nunca se olviden las atrocidades de las que, hasta los hombres más mediocres, son capaces de hacer. Así que, el tema de la II Guerra Mundial nunca estará suficientemente utilizado en la literatura. Tendemos a olvidarnos rápido de las cosas y es necesario que alguien nos las recuerde para que no se vuelva a repetir. Investiguemos, leamos, escribamos sobre todo ello, sobre todos ellos. Ruta, gracias.

8 comentarios:

  1. Me pasa lo mismo, jamás me hartaría de éste tema por más explotado que ya esté.
    Gracias por la reseña, lo anoto a mi lista y en cuanto me tope con él seguro lo compro, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que tu también seas como yo en eso. que no te hartas de este tipo de temas.
      Un beso :)

      Eliminar
  2. ¡Qué ganas tenía de leer una reseña de este libro! <3 Llevo tiempo queriendo leerlo aunque sospecho que lo pasaré muy mal cuando lo haga. Ya con la cita que has incluido me he quedado sin palabras... Así que a ver si lo leo pronto, aunque estoy prácticamente segura de que indiferente no me dejará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la cita es sobrecogedora. Cuando la leí tuve que dejar de leer porque en mi cabeza apareció una escena tan viva y real que...
      Léelo, de verdad, merece la pena.

      Eliminar
  3. ¡Tomo nota de tu recomendación! Todas las reseñas que he leído sobre esta novela han sido positivas. Fue precisamente lo que me llevó a comprar el libro en uno de mis pedidos a Círculo de Lectores. Sin embargo, aún no encontré el momento para leer esta historia. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la portada de Círculo de Lectores me gusta muchísimo más! Léelo :)

      Eliminar
  4. Entre tonos de grises me ha llamado muchísimo la atención! sobre todo porque esos temas me encantan, no sé, me hacen sufrir pero a la vez son las mejores historias que a veces me encuentro.
    El otro tiene una portada preciosa pero no sé. Aún así, tengo miles de libros por leer.... jaja saludos :3
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa lo mismo, encuentro libros con muy buena pinta pero luego tengo tanto por leer que... En fin, de todas formas cuando puedas dale una oportunidad!

      Eliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.