07 marzo, 2013

Como una wallflower con pañuelo en mano.

Una semana atrás me encontraba, a estas mismas horas, sentada en la sala del cine esperando ansiosa a que comenzase una de las películas que más ganas tenía de ver. Por fin, después de casi un mes sin poder pisar la acera de la calle me decidí a verla pasase lo que pasase; ¡como si suspendía el siguiente (y último) examen! Ya basta, hombre. No podía perdérmela.

Quiero, en primer lugar, recalcar que ME ENCANTÓ, no me decepcionó prácticamente nada y, aunque la novela me hizo sentir algo más; una pequeña chispa que le faltó a la película, ésta también me emocionó. Una de las cosas que más influyó a la hora de hacerme llorar (con ese último discurso de Charlie) fue la increíble banda sonora que tiene, que conectó conmigo así, sin darme cuenta. Sólo digo que esta historia me hace sentirme miserable y optimista a un mismo tiempo, que me arrebata esa ilusión de la juventud por unos momentos pero luego me regala grandes instantes de esperanza. Pienso que es posible tocar la felicidad, palparla, saborearla y también echarla de menos, como a un viejo amigo, y convertirla en un recuerdo. Pero la mayor parte del tiempo, la felicidad es sólo un sueño.

Quiero destacar - supongo que como todo el mundo - esos increíbles actores que me han dado una enorme sorpresa: Logan Lerman, que ha sabido darle vida a un Charlie especial, arrebatador dentro de su propia inocencia. Emma Watson, mi querida Hermione, que me demostró que hay mucha más vida para ella fuera de Hogwarts. Y Ezra Miller, que a partir de ahora tiene una acosadora seguidora más por su maravilloso papel, su forma de interpretar tan natural...

Un tema que destaca por encima de todos es el poder que la amistad pueda tener, independientemente de que nosotros queramos dárselo o no. Charlie tiene la enorme suerte de poder encontrar a alguien que esté apoyándole. Aunque, no sólo eso: también alguien con quien pueda compartir los grandes momentos de la vida: los largos paseos en coche con las ventanillas bajadas, la música creciendo en sus entrañas, el viento frío de la noche recorriendo su piel y el sentimiento de infinitud imparable en su corazón.¿Podríamos sentir lo mismo sin alguien a nuestro lado? El mismo coche, la misma música, el mismo cielo oscuro y el mismo aire fresco pero, ¿Quedaría ese mismo sentimiento de infinitud? O, por el contrario, ¿nunca llegaría? ¿Espera la juventud a que cumplamos nuestros sueños? Cuántas preguntas...

Supongo que cualquiera que se haya leído el libro sabe que la historia que nos ha traído Stephen Chbosky no es una historia normal de adolescentes; simple, llana, plagio de una vida de ensueño que no existe o bien de una pobre y vasta existencia llena de desgracias en las que no hay ni un sólo rayo de luz. Charlie se encuentra entre matices alejados de la moda, de la media. No sé si hoy en día todo aquel que haya visto la película habrá llegado a sentir esa conexión que yo siento con el personaje, con sus pensamientos y sus reflexiones dado que, por lo que veo en mi día a día, muy poca gente tiene esa sensibilidad. Puede que hace 25 años cualquier adolescente se sintiera en su salsa al ver a Charlie, Sam y Patrick pero hoy creo que sólo lo harán los "marginados". No, no me refiero a no tener amigos. 


Me refiero a ser un wallflower, una persona con el don de ver el mundo de otra manera, diferente a cómo se lo han pintado. Una persona que pinta el mundo con sus propias manos y que dejará las marcas de sus dedos en cada persona con la que se encuentre, en cada vida con la que se tope. Puede que aún no lo sepa, que aún no haya hecho nada "productivo", pero lo hará. No irrumpirá en la vida de nadie como una cascada, un huracán o un terremoto sino, más bien, como el propio aire: Invisible pero absolutamente imprescindible para que el resto del mundo sobreviva.
¿La habéis visto en el cine? ¿Os leísteis el libro? ¿Antes o después de ver la película? Tell me 

6 comentarios:

  1. Me has dejado sin palabras, Elena <3
    Reconozco que la película no me hizo sentir lo mismo que el libro, pero igual que a ti me encantó. Y estuve con el corazón en un puño mientras la veía.
    Charlie es una de esas personas entre un millón. Ya me gustaría toparme a mí con uno.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Me he inspirado jeje a mí también me encantaría conocer a alguien así :D

      Eliminar
  2. No he visto la película ni he leído el libro, aunque este último sí lo tengo anotado para leer cuando pueda porque me llama mucho la atención, ahora tomo nota de la recomendación también
    besos

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola Elena, cabo de encontrar tu blog. Te sigo desde ya ^_^ el libro y la película en custión me encantaron.
    Mil besos <3

    ResponderEliminar
  5. Primero vi la película, y la verdad me gusto mucho. Se trataba de una historia diferente hasta la fecha, no era el típico romance entre el quaterback y la animadora. Después me leí el libro, en ingles. Que maravilla. Me encanto de principio a fin, el modo en el que escribe Charlie y la forma en la que ve el mundo. Simplemente magnifico.

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.