25 diciembre, 2012

El Viejo y el Mar, Ernest Hemingway

Título: El viejo y el mar
Título Original: The Old man and the Sea
Autor: Ernest Hemingway
Traducción por Lino Novas Calvo
147 págs

Todo el mundo sabe que Hemingway es uno de los grandes y, por ello, sus obras son clásicos de la literatura. Cogí El Viejo y el Mar por pura casualidad, paseándome por las estanterías de una librería muy especial (Libroslibres) y, de repente, lo ví, lo olí, pasé sus páginas y por último leí sus sinopsis. Tuve que llevármelo a casa.

Hemingway nos cuenta la historia de un pescador, en las playas de la Habana, cuya avanzada edad va acompañada por grandes aventuras y desventuras, para desembocar en esos últimos años de vida en los que uno está sólo. Esta soledad está perfecta y asombrosamente bien reflejada en este viejo que se echa a la mar para encontrar su suerte. Y, ¿se puede decir que la encuentra? Esta pequeña y cortita obra esconde bastabte fuerza entre sus páginas. Es de esos libros que, si se leen rápido y corriendo, centrándose únicamente en la historia y sin reflexionar acerca de lo que se está leyendo, entonces se queda en nada. Porque en la misma sinopsis ya te explican lo que va a ocurrir, lo importante es leerlo "en persona" para saber lo que hay detrás de esos sucesos. Destacaría de esta novela la detallada y preciosa descripción del mar, de los amaneceres, de esa naturaleza marinera que ha enamorado a una ya enamorada del océano (aquí una servidora). Nos transporta exáctamente al sitio donde quiere sin detenerse demasiado, haciendo que la lectura sea fácil y ligera, y crea un ambiente de relax impresionante. No sé si os pasaría lo mismo pero, como ya he dicho antes, para mí el mar es una maravilla; no me refiero a bañarme en él sino observarlo, sus movimientos, sus colores. Como si debajo de esa capa fina y tranquila no hubiese nada más, como si no escondiese ningún tesoro, ni ningún secreto. 

Con El Viejo y el Mar, Hemingway comparte con el lector la idea de que incluso con nuestros adversarios, aquellos con los que mantenemos una lucha que, sin darnos cuenta, termina siendo una sólida parte de nuestra vida, una lucha que nos lleva a crecer, a reafirmarnos, que nos plantea un objetivo y que tiene un gran significado para nosotros. Con estos adversarios creamos un vinculo fuerte, no de odio sino de amor. Le queremos pues acortamos su vida para alargar la nuestra. Lo mejor de todo esto es que el autor utiliza un hecho perfectamente normal, un hecho que podemos encontrar en la vida cotidiana. Real. Y a partir de él crea una novela en la que profundiza sobre este vínculo antes mencionado y sobre la soledad en su forma más común: la vejez. 


"Me pregunto por qué habrá salido a la superficie - pensó el viejo- . Brincó para mostrarme lo grande que era. Ahora ya lo sé. Me gustaría demostrarle qué clase de hombre soy. Pero entonces vería la mano con calambre. Que piense que soy más hombre de lo que soy, y lo seré. Quisiera ser el pez con todo lo que tiene frente a mi voluntad y mi inteligencia sólamente."



Un libro que , aunque lento y con un argumento más bien simple, consigue transportarte hasta las tranquilas aguas del océano de la mano de un viejo, que se queda solo con sus años, sus pensamientos y la mar.

3 comentarios:

  1. Eso es lo que hace Hemingway, con una prosa lenta y a veces algo pesada, pone a prueba al lector. Si la supera, es imposible que no se sienta maravillado por el resultado final. Adoré este libro y suelo ser muy poco objetiva con sus obras, me encanta. Me encanta que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo en casa *¬* esperando a ser devorado ^^

    besos!

    ResponderEliminar
  3. Ese fragmento me enamoró. Definitivamente tengo que leer este libro. Feliz Año linda! Besos.

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.