19 julio, 2012

Im Cabaret, au Cabaret, to Cabaret...

Hoy vengo a hablaros de una película que ya es un clásico porque, ¿quién no ha oído hablar de Cabaret? Muchos no la habrán visto pero saben de lo que hablo. Ayer por la noche me apoltroné en el sofá buscando algo que me llamase la atención y, de repente, me acordé: No había visto el musical más importante, aquel en el que se han basado el resto desde su aparición en las salas de cine y, después, en los escenarios de todo el mundo, entre ellos Broadway.

Porque Cabaret no es un musical cualquiera. Es, más bien, un drama disfrazado de musical que nos acerca a aquellos meses antes del comienzo de la II Guerra Mundial, cuando muchos alemanes de Berlín todavía no tragaban al partido nazi y Hitler aún no había llegado al poder. Nadie en esos momentos era capaz de imaginar que lo que se avecinaba era mucho peor que la pobreza y el hambre de la que estaban rodeados. "Los nazis pararán a los comunistas, al menos" - decían los pobres ignorantes - "y cuando hayan acabado con ellos, les pararemos los pies". Así era el pensamiento del ciudadano medio alemán.
No quiero destriparos nada de la trama principal pero lo que yo he sacado en claro de Cabaret es que, a veces, dos personas son incompatibles y a pesar de que se quieren muchísimo, sus vidas nunca podrán tomar el mismo rumbo. 


"¿Dónde están ahora sus problemas? ¿Olvidados? Ya se lo dije, aquí no hay problemas. Aqui la vida es hermosa. Las mujeres son hermosas. Hasta la orquesta, es hermosa."


La interpretación de los actores es magnífica, en especial la de Liza Minelli y Joel Grey. Ambos son actores del Cabaret. Ella es nuestra protagonista, una chica con gran talento pero sin ninguna suerte. Él es el presentador del musical y me ha recordado a esos payasos de la tele que dan miedo, con la sonrisa pintada en la cara y ojos siniestros, alocados pero con una chispa de inteligencia difícil de definir.
Los números han sido espectaculares y, sin saber cómo, ¡conocía las canciones! Todas tenían una crítica a la sociedad y la situación del momento escondida entre las tonterías y las payasadas que obligaban a los actores a hacer duarnte el espectáculo. Mediante el humor y las risas engañaban al público, intentando sutílmente inculcarle la rapidez con que las horribles ideas nazis iban calando en el país alemán.

Os dejo mi canción preferida y también la más famosa. El que principalmente la interpreta es el que antes os he dicho: Joel Grey :)

                       

¿Y vosotros, qué haréis? ¿Os apetece verla o no es vuestro tipo? O puede que ya la hayáis visto... ¡Contadme! :)

4 comentarios:

  1. Oh, Liza Minelli... me enamoró en el cabaret. Ha hecho de la mujer fatal más divertida que he visto nunca.
    Y esa canción es genial, ¡tardé varios días en quitármela de la cabeza! Otra canción preciosa es la de Money, en la que salen los dos solos. Me encanta <3

    ResponderEliminar
  2. Pues yo todavía no lo he visto, o si lo he hecho fue hace mucho tiempo y no me acuerdo de nada así que tendré que poner solución
    besos

    ResponderEliminar
  3. He oído hablar de ella, pero aún no la he visto. Espero poder hacerlo pronto ya que en el verano hay mucho tiempo libre para poder verla jeje.
    Besitos ^-^

    ResponderEliminar
  4. A mi me encanta esta película. Está muy bien.

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.