03 abril, 2012

Reseña: Príncipe mecánico, de Cassandra Clare

























RESEÑA SIN SPOILERS. Si los hay estarán debidamente indicados.

Con esta frase rondando por mi cabeza empecé a leerme este otro libro de Cazadores de Sombras. Después de haber estado esperando durante... ¿cuánto?¿Un año? ¿año y medio? a que saliese a la venta, a que pudiese encontrarme de nuevo con esos maravillosos personajes que Cassandra siempre nos presenta, tengo que decir que me ha encantado. A pesar de que creo que están alargando y alargando las sagas de esta mujer, no puedo decir que me aburra cada vez que leo alguno de sus libros; espero con ilusión a que publiquen el siguiente en cada ocasión. ¿Por qué? Pues porque Cassie tiene un don. Sí, señor: un maldito don para engancharte a las páginas como una lapa y que se te olvide hasta comer; y no será por la acción, la intriga o el misterio (que también) sino por los enredos y secretos de familia y, por supuesto, las historias de amor.
Príncipe mecánico nos trae un triángulo amoroso con unos personajes impresionantes. Esta mujer es una artista a la hora de crear y, sobretodo, perfilar personajes. Todos y cada uno de ellos podrían ser de carne y hueso pues están perfectamente construidos: Will, un chico destrozado psicológicamente [entenderéis la razón por la que se comporta como lo hace] y Jem, destrozado en el sentido físico. Son parabatai, se quieren como nadie, pero Tessa se interpone entre ambos. Cassandra crea un remolino de miedos, vergüenzas, sonrisas, miradas, lágrimas, roces, inseguridades... que, sin darte cuenta, te arrastra hacia el centro. Ya digo que la historia, antes que nada, es una historia de PERSONAJES. Pensé que no podría decidirme por uno de los dos  pues Jem es tan dulce y Will... es Will. Pero en este libro he podido conocer mucho más a fondo a Will y, lo siento [porque Jem me parece un cielo] pero me quedo con él. En serio, este chico me mata. Gracias, Cassandra, por inventar estos personajes tan increíbles que hacen que me muera porque fuesen reales y poder conocerlos.
Y, por supuesto, también nos encontramos con nuestro querido Magnus, siempre tan misterioso. Cassie juega muchísimo con los apellidos de las familias de los cazadores de sombras: Lightwood, Herondale, Wayland... Ya veréis, ya veréis...

Tengo que destacar la pésima edición, no respecto a la portada (que está muy bien) sino a la cantidad de fallos ortográficos que he encontrado. A parte, la traducción del inglés al español también es un poquillo mala: a veces sonaba un poco raro lo que decían o no tenía mucho sentido.

Por último, decir que ¡como siempre! el final me ha matado. En serio, ¿es que no puedo acabar un maldito libro de CDS sin tirarlo al suelo? Por supuesto, nunca será tan impactante para mí como el final de Ciudad de Hueso [ejem, ejem] pero... 
Quiero Princesa mecánica. He dicho.

En Príncipe mecánico no tenemos tanta acción como en el primero de esta saga: Ángel mecánico. Sin embargo, las relaciones entre los personajes se profundizan a la vez que los conocemos mucho mejor; es decir, tiene un fuerte trasfondo psicológico con unas pequeñas dosis de acción. En mi opinión, me quedo con este. Eso de que "las segundas partes nunca fueron buenas..." no funciona con Príncipe mecánico. Cassandra ha conseguido alejarse de la saga madre y ha creado otra historia brillante. Por cierto... me declaro...
¡Team Herondale!

3 comentarios:

  1. Soy contraría a ti, soy TeamJem <3
    Me encanta la reseña, tengo muchas ganas de leer el libro ya que el primero me encanto, el hecho de conocer más a los personajes me da aún más ganas de leerlo!
    ¡gran reseña, un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias, Tania! No dudes en leertelo :D

    ResponderEliminar
  3. No dejo de leer reseñas positivas sobre esta serie, al final no me quedará mas remedio que leerla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.